Para el equipo promedio de La Liga, o incluso para el promedio anterior, las comprar camisetas de futbol baratas Sociedad,

Para el equipo promedio de La Liga, o incluso para el promedio anterior, las comprar camisetas de futbol baratas Sociedad, Villarreals e incluso las Sevillas, una visita desde Barcelona es una oportunidad. Un enfrentamiento en diciembre con los líderes de la liga, con una brecha de 11 puntos que separa a los favoritos de los menos favorecidos, es una oportunidad para jugar sin los grilletes de la presión. Para abrazar una falta de expectativas. Para el equipo promedio de La Liga, llegaría el sábado, una ciudad se detendría y no habría nada que perder.

Para el Real Madrid, hay mucho que perder. Hay tensión Y hay peligro.

El primer Clasico de la temporada 2017-18 La Liga (sábado, 7 a.m. ET, BeIN Sports) no se encuentra en una encrucijada para Madrid, sino en un posible punto de inflexión. Los actuales campeones de España dan la bienvenida al Barcelona al Bernabeu a 11 puntos de sus rivales catalanes, aunque con un juego en mano. Una pérdida pondría el título casi fuera de alcance. Y es una posibilidad muy real.

Después de un doble nacional-europeo, sin mencionar una demolición de la Supercopa de España en Barcelona, ​​la regularidad de Madrid ha sido deslumbrante. La última vez que se encontró con el Barça, sobre esas dos piernas en agosto, el abismo en la clase era asombroso, pero en la otra dirección. El agregado fue de 5-1 a Los Blancos, y bastante reflejo de ese abismo. Barcelona aún se movía de la saga de Neymar. La incertidumbre se arremolinaba en el Camp Nou. Mientras tanto, la confianza burbujeaba en la capital, tanto que la suspensión de Cristiano Ronaldo se sintió insignificante.

Cuatro meses después, es Madrid en terreno inestable. Mientras que Barcelona ha sido silenciosamente eficiente, camisetas de futbol baratas tailandia Real ha sido ruidosamente inconsistente. La desgracia y algunas actuaciones inexplicablemente pobres lo cavaron un agujero temprano. camisetas de futbol baratas La presión se apoderó de Zinedine Zidane, el gerente del año de la FIFA. Y no ha disminuido.